SEXTA PARTE


Algún día en el Futuro.
Este día ya se veía venir, y nadie hizo nada para prepararse. Y es que en este momento soy testigo del desprendimiento de la parte alta de un edificio, que cae sobre la pista, aplastando vehículos y transeúntes a causa del terremoto que acaba de iniciarse y del cual escapo por un miedo de toda la vida hacia estos fenómenos naturales.
Salgo de mi casa, acompañado de mi pareja y mis hijos, corriendo hacia un lugar descampado, un parque o plazoleta abierta. El terremoto sigue sacudiendo la ciudad y veo una luz en el cielo, es como fuego. Es un punto luminoso muy grande, que prácticamente opaca el brillo de las estrellas.  Corremos hacia una avenida principal y contemplamos un panorama aterrador: Mujeres llorando en la calle por la pérdida de algún familiar, cientos de vehículos estacionados en las calles, algunos incendiados, edificios destruidos, sigue el movimiento, fuego en las calles. Nuevamente vi aquella luz incandescente, más grande aún, acercándose a nosotros y estrellándose en un parque vecino y moviendo todo el piso, luego del terremoto de varios minutos que destruyó gran parte de la ciudad. Este astro tenía tan solo medio metro de largo y destruyó todo el parque de decenas de metros. Gran polvo se levantó de inmediato y el distrito quedó ligeramente cubierto de una nube de humo, polvo y tierra. Todos estábamos de alguna u otra manera cubiertos de escombros. El fluido eléctrico desapareció por muchas horas, mientras el equipo de bomberos, fuerzas aéreas, el ejército y demás, entre helicópteros y reporteros llegaban a la zona a presenciar este terrible espectáculo.
Era terrorífico ver lo que acontecía es esos momentos. Las plazas llenas de gente que corría con desesperación, cientos de teléfonos celulares sonando a la vez y miles de llamadas que no podían realizarse por falta del cableado telefónico, que ya había sido destruido. Los teléfonos celulares estaban sobrecargados de llamadas. Cientos de vehículos incendiados, y mucha gente carbonizada dentro de los mismos. Aún se escuchaban los desgarradores gritos de una mujer que había quedado atrapara dentro de un automóvil, el cual estaba incendiándose junto con ella. No pude ver la escena. La mujer de pronto, dejó de gritar. Ya estaba muerta. Varias tomas de agua, las que usan los bomberos para controlar los incendios, habían sido destruidas y no podían usarse. Una vez volvió la calma (?), me dirigí hacia mi hogar, dándome con la sorpresa que ya no existía, había sido sepultado por un edificio que se encontraba al lado. Volvió a mi mente el recuerdo de aquel edificio desprendiéndose y cayendo sobre los vehículos estacionados.
Las calles estaban inundadas, también, por el agua que se estaba fugando de las tuberías de abastecimiento de agua potable para las casas. De pronto, otro pedazo de piedra y fuego apareció de pronto, pero esta vez no se dirigía hacia nosotros. Su curso, así como el de la otra decena que venía tras él, era en dirección hacia el centro de la ciudad, precisamente en donde se encontraba el hospital más grande de la capital y responsable de las vidas de miles de personas, por estar este afiliado al seguro médico nacional. Este edificio era tan grande que se lograba ver desde nuestra ubicación, y una vez más éramos testigos de cómo estos astros, uno tras otro, se estrellaban aparatosamente sobre este y otros edificios, falleciendo irremediablemente miles de personas en algunos segundos. El estruendo era terrible y los gritos de la gente no cesaban, a la vez que un nuevo sismo se iniciaba.
Abracé a mi mujer e hijos y no supimos qué hacer. Así pasamos largos 25 minutos, contemplando la desgracia a nuestros pies mientras el piso seguía moviéndose. Cargué a mis hijos y nos dirigimos hacia la casa de un vecino, que todavía la conservaba intacta. Allí pasamos la noche.
Al día siguiente (aunque en realidad no pudimos dormir), el panorama no era mejor. Las calles estaban destruidas totalmente. Los vehículos aún seguían incendiados y contaminando el lugar. Ahora el parque era un gran hoyo en medio del pavimento. Los enormes árboles que en él habían crecido, ya no existían salvo algunos de ellos que se encontraban en pie, pero totalmente calcinados.
Aún se oía el crujir de la madera al ser devorada por el fuego. De pronto, empezó a llover, y gracias a esta refrescante lluvia, se sofocaron las llamaradas que aún salían - como ya dije - de algunos vehículos.
Nos hicimos de abrigos y comida y me comuniqué con un amigo que vivía en la sierra, el cual se había enterado de la infausta nueva y nos acogió en su hogar, el cual también había sufrido incontables daños, pero no de gravedad. Nos instalamos muy bien, mientras que en el resto del mundo las tragedias se iban suscitando y yo, en lo alto de una montaña a cientos de metros de altitud, esperaba ansioso el día final, que aún no llegaba. Por un momento creí que ya estábamos en el final, pero no era así. Ya se había oído decir que los países desarrollados iniciarían una guerra, (aunque no pudiera decirse que fuera la tercera guerra mundial).
Todos eran buenos lugares para colocar un tanque de guerra o armar trincheras. A pesar que la nueva tecnología haría pensar que esta nueva guerra duraría un día o dos, los asteroides que tocaron la tierra en todo este tiempo hicieron de las bases militares y su arsenal pequeñas bombas de tiempo intocables por una posible explosión atómica que podría suceder en el mismo lugar donde se encontraban. En realidad sí se fueron destruyendo bases militares enteras con la explosión de su arsenal. Y los países más desarrollados, es decir, los dueños de esas bombas quedaron sin bases militares, ni armamentos. Una guerra inútil había terminado por causas naturales, y una paz nerviosa daba inicio. Luego de la tempestad vino la calma y ya veíamos al presidente de los Estados Unidos o algún otro personaje político importante hablando frente a las cámaras y dando aviso que, felizmente, se había dado fin a una guerra, pero que iniciaríamos otra similar contra la naturaleza. El acercamiento de un planeta gigante a la tierra era inevitable y las catástrofes causadas por él, inimaginables.
Por motivo de las guerras, la colisión de cuerpos externos y los desastres naturales que el acercamiento lento pero seguro de este astro causaba (como terremotos, maremotos, insoportable calor en zonas frías y ventiscas, granizada y lluvias torrenciales en zonas secas y calurosas), la muerte de seres humanos era el pan de cada día en los medios de comunicación locales. Epidemias causadas por la exposición al medio ambiente, muerte de animales que no podrían adaptarse, miles de muertos por hambre, todo a causa de los cambios climatológicos que habían tenido inicio y que estaban estabilizándose.
Ahora solamente quedaba esperar el otro gran impacto, en que un planeta gigante llamado Hercólobus o Ajenjo (para nombrar citas bíblicas), se acercaría a la tierra a causar desastres sin nombre. Ya en años pasados, se había oído hablar del asunto, un astro gigantesco, de magnitudes sorprendentes que se acercaría demasiado a nuestro planeta y que pasaría casi rozándolo, un astro que se negó al principio y que luego se dijo que pasaría cerca por el año 2030, pero no como para causar problemas. Ahora que me pongo a pensar, no estoy aquí en la sierra por pura casualidad y es que como creo saber lo que va a ocurrir, y si es que todo lo que he investigado no es mentira, hago que mis conocimientos me ayuden a salir ileso de este Apocalipsis que estamos viviendo. Debemos irnos a zonas altas, es el mejor lugar donde ubicarnos. Recordemos que “no debemos bajar a recoger nuestras cosas”...
Años más tarde
Bien, Hercólobus ya está lo suficientemente cerca como para causar destrucción. Y lo hace. Lo que más hace es causar terremotos en toda la tierra, mientras que en la noche, al observar la Luna, noto movimientos extraños en ella, como luces que van y vienen de un lugar a otro y que, a veces, se van de ella. Me pregunto si serán las miles de naves que tienen que evacuar a la población para que no perezcan todos a causa del cataclismo que Ajenjo nos tiene preparado.
Cientos de terremotos se habían dado inicio en el mundo entero y cientos de asteroides y pequeñas piedras ya habían tocado la tierra en todo este tiempo. Ya nadie esta a salvo en ningún sitio. Cientos de volcanes habían hecho erupción y los pueblos cercanos a ellos, fueron sepultados en parte por estas mareas de fuego y piedras que minuto a minuto emergían de las entrañas de la tierra.
A lo lejos en el horizonte, veo, en la noche, una luz extraña que se mueve en forma desconocida. Y durante el resto de la noche se ve lo mismo. En el día, nuevamente la imagen aterradora de hace varios días, la de Hercólobus, apareciendo al lado del sol como un punto negro gigante, que a veces lo tapa momentáneamente y crea eclipses parciales en varios momentos del día. El aire está bastante contaminado a causa de las explosiones atómicas, gases lanzados al espacio y toda la basura que hemos creado. Miles de Arsenales atómicos habían desaparecido en unas pocas horas. Cientos de tecnologías habían quedado en total destrucción en poco tiempo. De pronto, un nuevo terremoto da inicio a la catástrofe más grande de todos los tiempos.
Salgo con mi pareja de la casa y veo con asombro un enorme artefacto estacionado en el aire. Eran las 9 de la noche y aquel resplandor de este extraño aparato, que en esos momentos no había llegado a distinguir ni a catalogar en mi cerebro, me cegó por espacio de -según mi percepción- unos minutos. Este artefacto, me extrajo del suelo y me mantuvo suspendido en el aire durante un lapso de tiempo que no llegué a determinar. Luego, un intenso dolor de cabeza logró desmayarme en el acto. Después de lo que para mí fueron algunos minutos, desperté en un ambiente distinto, una habitación fuertemente iluminada, con muebles enteramente blancos alrededor y unos seres extraños, pero que ya había imaginado. Había permanecido inconsciente varios días, en los cuales ocurrió la tragedia por todos esperada. Aún no había reparado en la presencia de más personas alrededor de mí. Cuando los vi, noté entre ellas a mi esposa e hijos, a la cual había extrañado en esos pocos minutos que transcurrieron desde que desperté.
Este ser nos mostró una especie de pantalla en la cual podía ver lo que había ocurrido en la tierra:
Veía una gran bola de piedra, fuego y gas acercándose rápidamente por el espacio. Esta, con su sola aproximación hizo que cientos de piedras, que se encontraban alrededor de la tierra y también lejos de ella, se precipitaran sobre nuestro planeta y destruyeran miles de kilómetros de ciudades. Entre ellas, una de las más afectadas fue París. En realidad fui a enterarme de eso luego. Humo y polvo se levantó en el cielo y lo cubrió todo. Vi a la gente corriendo y escapando ante la tragedia que se producía ante mis ojos. Una gran piedra de miles de kilómetros de diámetro cayó sobre el mar, el cual se elevó en oleadas de cientos de metros las cuales arrasaron varios kilómetros de costas. Desde este punto se podía apreciar realmente el espectacular tamaño de estos oleajes que prácticamente fueron los responsables de la muerte de casi toda la humanidad.
Veía otro gran asteroide atravesando las montañas y destruyendo gran parte de ellas, todas las fallas tectónicas se activaron y ciudades enteras eran tragadas por el agua, mientras que otras grandes cantidades de tierras salían de ellas, en un intento de desesperado reacomodamiento terrestre. Me mostraba un panorama terrible y vi la tierra en una ubicación diferente, sus ejes estaban totalmente cambiados. Esto me lo explicaron ellos, mostrándome imágenes de la tierra antes del cataclismo. Volcanes enteros se destruían en su afán por querer expulsar todo el fuego que tenían en su interior. Los pisos se abrían para dar paso a la marea de lava que se había filtrado por debajo de las ciudades. Los mares cubrían las ciudades al igual que la lava de cientos de volcanes que se creyeron inactivos, la tierra era tragada en abismos, cientos de toneladas de polvo y ceniza eran esparcidas al aire, oscureciendo el firmamento durante varios días, y otros cientos de asteroides tocaban la tierra. Mientas, la tierra era visitada por miles de naves extraterrestres que querían, de alguna manera, salvarnos de la catástrofe. Luces en el cielo, en la tierra movimientos, lluvias torrenciales, inundaciones, huaycos, huracanes, tempestades y más astros precipitándose sobre la tierra. Esto duró varios días, los cuales los pasé en esta increíble nave en la que me encontraba en esos momentos y así como ella, miles de naves se encuentran en la misión de recoger más gente, gente con la que se pudiese formar un nuevo mundo. No vi más...
Creo que perdí el conocimiento ante tremendo espectáculo. Luego de esto, estos seres extraterrestres, que ya no lo serían más, junto con seres humanos que pudieran ayudarlos y que ya habían superado la etapa de aceptación de estos seres, extraños totalmente, iniciaron una ardua labor de limpieza de la tierra, la cual duró muchos años, hasta que se le pudo acondicionar para ser nuevamente habitada. Mientras tanto nosotros permanecimos en bases espaciales creadas y acondicionadas en la superficie lunar y por debajo de esta.
¿Y quienes habitarían la tierra en adelante? Pues los elegidos, los seres extraterrestres que aún quedan, los que quedemos de nosotros, los seres intraterrestres y la raza híbrida humano-extraterrestre que ha sido creada y de la cual mi mujer ha tenido participación, dando al mundo un nuevo ser híbrido por voluntad propia.
Ahora veo las cosas diferentes. Muy diferentes a como las veía antes. Aún muy diferentes a como la ven otras personas. El nuevo paraíso sería creado aquí, y no tendría influencia divina, todo sería producto de la propia naturaleza y la tecnología extraterrestre y propia que será usada. Viviremos con gente a la que siempre negamos, y gente que sería el resultado de la mezcla de las dos razas. Aquí formaríamos nuestro nuevo paraíso terrenal. Ahora nuestra misión aquí en la tierra sería protegerla de la contaminación y cuidarla, porque recién ahora entendimos que es el único lugar que tenemos y que debemos cuidarlo...

ÚLTIMAS CONCLUSIONES

Bien, en este libro he querido resumir lo que supuestamente va a suceder dentro de algún tiempo, pero voy a intentar resumir aún más este acontecimiento procurándoles las fechas mas importantes tanto en nuestro pasado como en nuestro futuro.

Año 1997
El fenómeno del niño marcó para siempre a la humanidad, al ser el causante de muchas muertes y destrucción. Las trompetas del Apocalipsis narran como inicio de las catástrofes (primera trompeta) que fuego y hielo caerán del cielo, es decir, calor y frío. Esto fue el fenómeno del Niño. ¿Habremos empezado ya la primera de las 7 trompetas?

11 de Agosto de 1999
El día 11 de Agosto fue un día singular, ya que se registró el último eclipse del milenio, pero, ¿solamente fue un eclipse?, es decir ¿No ha trascendido nada más que eso? ¿O es que este eclipse es el preludio de una nueva era en la humanidad?

Septiembre de 1999
Cuando Nostradamus mencionó en sus Centurias que en el séptimo mes de 1999 iba a suceder algo, todos se pusieron en pie y esperaron ansiosos el mes de julio, pero nada sucedió. Pero Ya se había hablado anteriormente que Nostradamus podría referirse con Séptimo mes al mes de Septiembre, y aunque se esperó también este mes, pues nada pasó, al menos nada documentado. O se referiría al 11 de Agosto de 1999?

5 de mayo del año 2000
El 5 de mayo del año 2000 se produjo una alineación entre los planetas del sistema solar. Muchos decían que estos se alinearán en forma de Cruz, con el sol en el medio, pero no fue así. Se produjo una alineación, pero en línea recta, aunque a este fenómeno de le ha denominado La Gran Cruz, por ser un cruce entre los planetas.

17 de Septiembre del año 2001
Rodolfo Benavides en su obra Dramáticas Profecías de la Gran Pirámide, manifiesta que el 17 de Septiembre del 2001 es el fin de todas las cronologías en la Gran Pirámide, y que no hay más fechas en adelante, como si a partir de esa fecha no se registraran hechos ni acontecimientos futuros, como si fuera realmente el final. Pero ya hemos visto que no es así. Aunque el autor no dice que hasta allí solamente vamos a llegar, solamente dice que no hay más fechas. Como si empezara (17 significa principio) una nueva etapa en la humanidad... y con el atentado en USA (11 de Septiembre del 2001) sí que hemos empezado algo nuevo. Resulta curioso notar que este atentado apenas tuvo un margen de error de 6 días respecto al 17 de septiembre... pero si somos realistas, y recordamos los hechos tal cual sucedieron, es por esas fechas, cercanas al 17 de Septiembre, que el presidente de los Estados Unidos pide a los responsables del atentado, rendirse o iniciarían un ataque en represalia…. Y todos recordamos que así sucedió. Entonces, ¿el 17 de Septiembre de 2001 fue una profecía cumplida?

El año 2004
Se habló de la aproximación de un astro enorme a nuestro sistema... y está registrado el "Tsunami" de ASIA en Diciembre de ese año, probablemente por consecuencia del impacto de un asteroide... ya tratado en páginas anteriores.
Queines investigamos estos hecho, estamos convencidos que el Tsunami no fue ocasionado por u sismo coom afirman los medios, sino por dos posibles motivos: un asteroide caído e el océano asiático, que provocó el oleaje, o un terremoto submarino, ocasionado por bombas nucleares. La historia se encargará de develar el secreto.

Año 2010
Según el código secreto de la Biblia, en el año 2010 debió caer un asteroide en Los Ángeles.
Se cumplió. No…pero ¿el hecho sucederá? ¿Fue un error de traducción del código secreto de la Biblia?
También fue el año con más calor jamás registrado desde 1880.

Año 2011
Según científicos de la NASA, el año 2011 fue el noveno año con mayor temperatura, desde que en 1880 se comenzara a medir la temperatura promedio en el planeta.
Los registros muestran que los 11 años del Siglo XXI han sido más calientes que toda la segunda mitad del Siglo XX, periodo que sólo tiene a 1998 como uno de los diez más cálidos. Incluso el fenómeno de La Niña el año pasado hizo poco por alterar el patrón creciente de temperatura.
Según la NASA, esto se debe a que el planeta está asfixiado por gases del efecto invernadero y el calentamiento global. Los niveles actuales de dióxido de carbono en la atmosfera exceden 390 partes por millón, en comparación con las 285 partes por millón en 1880 y las 315 en 1960.
El 2011 ha sido 0.51 grados Celsius más caliente que la media registrada en el siglo 20. Pero el más caliente registrado sigue siendo el 2010, seguido por el 2005.

El año 2012
La profecía Maya revela este año como el último en su calendario (21/12/2012), según los Mayas, no hay más días para este periodo, iniciando uno nuevo el 22 de diciembre. Este es un periodo extenso que empieza en el 3113 a.C. y termina en el 2012 de nuestra era, aunque también. Lo curioso y que es lo que ha llegado a crear más de una conjetura, es que esta fecha está relacionada con otro periodo de duración aún mayor que termina también en el 2012.  

1º de Febrero del 2019
Para el 1º de Febrero de ese año, científicos británicos aseguran que el asteroide 2002NT7 podría colisionar contra la tierra provocando la destrucción de un continente entero y severos cambios en el clima del planeta. Según estos científicos, este asteroide tiene una longitud de 2 kilómetros, está a más de 100 millones de kilómetros de la tierra, y viaja a una velocidad de 28 kilómetros por hora. Fue visto el 5 de julio del 2002 en el Observatorio de Nuevo México en estados unidos. Este objeto se ha vuelto el más peligroso para el futuro del planeta tierra.

Año 2030
Para este año se habla de la aproximación de un astro a la tierra, el cual chocará con ella irremediablemente. Muchos de nosotros estaremos vivos para entonces. Esperemos que esto no se produzca, aunque si se produce, ya hemos visto que siempre es para bien, aunque se registren muchas muertes.


Mis últimas líneas
Ahora me encuentro más calmado después de pensar en toda la catástrofe que podría suceder. Pero nos quieren hacer conscientes de que todo esto nos lo hemos ganado. Este es el castigo que se nos ha impuesto. Pero justamente aquí radica el problema: creemos que todo esto es un castigo. No nos damos cuenta que no es más que el reacomodamiento de la tierra a su estado inicial, después de haberla dañado con tanta contaminación y basura tóxica, haber destruido sus plantas, sus animales, su aire, sus paisajes, etc. ya no cabe pensar en arreglar la tierra, solamente cabe en mi mente estar preparado para este día tan terrible.

¿Y cuándo ocurrirá todo esto?
Probablemente tengamos que esperar hasta el 2150, cuando cambiemos de era, o quizá antes, porque quienes investigamos estos temas, sabemos muy dentro de nosotros que tarde o temprano sucederá, pero el día que llegue será un acontecimiento tan terrible, que cuando estemos viviéndolo, no recordaremos estas líneas, solamente correremos para salvar nuestras vidas y la de nuestros hijos. Yo solamente doy mi interpretación de lo que he leído.
Pero, ¿Qué debemos hacer entonces? Muy sencillo, irnos a zonas altas y quedarnos allí.
Pero ¿Cuándo irnos?, Pues cuado veamos las señales de que esto está sucediendo, aunque es más que seguro que nadie se moverá de sus lugares por miedo a equivocarse o a hacer el ridículo, ¿verdad? Ni yo me voy a mover... ¡tengo que trabajar!

Creo que proféticamente diré, que la era de Acuario se iniciará con las siguientes palabras:
"Al principio Dios creo el cielo y la tierra. La tierra estaba desierta y sin nada las tinieblas cubrían los abismos, mientras que el espíritu de Dios aleteaba sobre la superficie de las aguas".
(Nuevo Génesis 1.1-2)

Ahora solamente nos queda esperar...


No comments: