CUARTA PARTE


LOS PASAJES BÍBLICOS DEL FIN DE LA ERA
Antes de continuar con estos temas, quisiera hacerles saber que soy católico por simple título, y que he vivido toda mi infancia rodeado de gente católica. No soy evangelista, ni mormón, ni testigo de Jehová, ni nada que se le parezca. Tampoco me considero católico. Simplemente quisiera, ahora, no pertenecer a ninguna religión, pues esta me ha traído más de un problema.

ANTIGUO TESTAMENTO
ISAIAS
19.1-10 Azuzaré a los egipcios unos contra otros
Y se pelearán los hermanos entre sí,
Un amigo contra otro, una ciudad contra otra,
Un reino contra otro... Irán a consultar a los ídolos y adivinos,
a los magos y a los brujos... Desaparecerá el agua del mar,
su río no correrá y quedará seco;
el agua de sus canales
disminuirá y se secará...
Las plantas que están a orillas del Nilo, como los juncos y las cañas se marchitarán,
todos los sembrados regados por el Nilo se pondrán amarillos,
se secarán y no quedará nada...

Estos 4 fragmentos son bastante interesantes...El primer párrafo habla, innegablemente de una guerra. Guerra y lucha de ideas, seguramente...
El segundo, habla de lo que hoy en día vemos mucho: pitonisas, adivinos, horóscopos, y con la llegada de la tecnología, las líneas esotéricas en las que se gasta el dinero intentando saber el futuro simplemente haciendo una llamada telefónica.

- Pero, hijo, eso siempre ha habido.
- Pero papá, las profecías de este tipo responden a comportamiento a nivel mundial, no personal ni de algunos pueblos, pareciendo que estas han sido escritas justamente para estos tiempos en que la tecnología une a todos los pueblos del planeta.

El tercer fragmento se refiere a los desastres naturales y las consecuencias que traerán. Habla de sequías, quizá por el recalentamiento del planeta. El cuarto fragmento dice que seguida de esta sequía, nos encontraremos escasos de alimentos debido a los cambios climatológicos y atmosféricos que vivirá nuestro planeta.

Miren cómo Yahvé limpia la tierra,
La arrasa,
trastorna su superficie,
dispersa a sus habitantes.
La tierra será totalmente arrasada,
y completamente saqueada,
por que así lo ha determinado Yahvé.
La tierra está de duelo y se seca,
el mundo está agotado y decae,
el cielo y la tierra se debilitan.
La tierra ha sido profanada
por los pies de sus habitantes,
que pasaron por alto las leyes,
violaron los mandamientos
y no cumplieron el contrato eterno.
Por eso, una maldición ha devorado la tierra
por culpa de sus habitantes;
por eso se han ido muriendo
y sólo quedan unos pocos.
El vino se ha terminado,
la viña se ha secado,
todos los que tenían el corazón alegre,
andan ahora tristes.
Ya no tocan los tambores,
ni resuenan las guitarras,
ha cesado el bullicio de la fiesta,
ya no se toma vino ni se canta,
y los que toman, sienten amargos los licores.
La ciudad del pecado está en ruinas
y las puertas de las casas cerradas.
La gente se queja en las calles porque no hay vino,
ya no se ve sonreír
y la alegría se ha ido del país.
La ciudad es ahora soledad
y sus plazas quedan desiertas.
Sus habitantes se hicieron escasos
como las aceitunas después de apalear al olivo
o como los pampanitos
después de la vendimia.
Ellos levantan la voz, gritan de alegría;
avivan el nombre de Yahvé desde la orilla del mar.
También se alaba a Yahvé en las islas;
en las islas del mar adentro,
avivan el nombre de Yahvé Dios de Israel.
Desde el fin del mundo se oyen cantos:
"En honor al Justo".
Pero yo digo: ¡Pobre de mí! ¡Pobre de mí!,
los traidores han traído,
los traidores han obrado pérfidamente.
Pánico, fosa y trampa te esperan, habitante de la tierra:
El que logre salvarse del pánico,
caerá en la fosa;
y el que se libre de la fosa,
quedará atrapado en la trampa.
Sí, las compuertas de lo alto se abrirán
y los cimientos de la tierra se sacudirán.
La tierra estallará en pedazos,
la tierra crujirá y se agrietará,
la tierra temblará y se sacudirá,
la tierra se bamboleará como un borracho,
se balanceará como una hamaca;
tanto le pesarán sus pecados
que caerá al suelo sin poder levantarse.
Ese día acontecerá que Yahvé castigará
al ejército de los cielos, allá en lo alto,
y aquí abajo a los reyes de la tierra;
los juntará a todos
y los meterá en un calabozo,
y así quedarán recluidos en la cárcel,
y después de dos años, recibirán su castigo.
La luna se pondrá colorada,
el sol se avergonzará,
cuando Yahvé de los Ejércitos
venga a establecer su reinado
sobre el cerro de Sión en Jerusalén
y aparezca su Gloria ante sus Ancianos.

El primer párrafo no habla de otra cosa que de trastornos terrestres, superficiales y separación de gente. Esto suena lógico, la gente se separará de sus familias debido a la catástrofe que en cualquier momento se nos viene. Recuerden las palabras de Jesús: "Estén preparados y vigilando, ya que no saben cuándo será el día. Es como un hombre que parte al extranjero, deja su casa al cuidado de sus sirvientes y le da a cada uno un trabajo. Y al portero le manda estar despierto. Lo mismo ustedes: estén despiertos, ya que no saben cuándo regresará el dueño de la casa. Puede ser al atardecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o de madrugada. No sea que llegue de repente y los encuentre dormidos. Lo que les digo a ustedes, les digo a todos: estén despiertos"
Un tanto reflexivo esto de en cuanto que de todos sus sirvientes, solamente el portero debe estar pendiente... ¿Significará esto que solamente algunos son los elegidos para intentar descubrir cuándo será el día que Dios venga a juzgar, y que tengan las agallas de anunciarlo al mundo?
Los siguientes párrafos nos narran tierras secas, ríos secos, mundos agotados y que lo que ocurre es por obra de sus mismos habitantes. Recordemos la contaminación y las condiciones climatológicas desfavorables que estamos viviendo a causa de nuestros actos.
Luego viene la falta de alimentos y gente que no tiene motivos para vivir. Quizá por esos tiempos los suicidios estén a la orden del día, por las consecuencias que estaremos sufriendo. Plazas desiertas y soledad en el mundo, muertes de sus habitantes o quizá desalojo de la tierra, recuerden que estos seres extraterrestres quieren hacer un nuevo mundo con nosotros -lógicamente no todos- y nos sacarán por el momento del planeta. Esto es sólo una suposición.
Luego se lee: pánico, fosa y trampa, peligros sin nombre nos van a rondar, ya que nunca se vivió algo similar y la gente no sabrá que hacer, y si escapamos de algo, caeremos en otro peligro, pero aún así, no tendremos salida. Las compuertas del cielo se abrirán. Lloverá sin control, caerán cientos de meteoritos a la tierra, los volcanes harán erupción, las aguas se volverán calientes y las sequías, y los derrumbes, y los terremotos... La tierra se bamboleará, ¿Acaso se refiere a los ejes terrestres? ¿Qué sucederá con ellos? ¿Se volverán a mover de su sitio?
Juntará a todos en un calabozo durante dos años. Quizá se refiera a dos días, o dos milenios ¿Serán dos días de angustias?, y la luna se pondrá colorada y el sol se avergonzará. ¿Se refiere a que no se le verá? ¿O que se le verá como en los atardeceres, es decir naranja, debido a el atardecer provocado? Esto debido a las toneladas de polvo, humo y cenizas volcánicas que llenarán los cielos...
Pero algo se dice, Yahvé regresará a establecer su reinado. Me imagino aquellas naves, llegando en medio de la desolación y caos, o simplemente empezará una nueva era para la humanidad.

Y en un momento, de repente
llegará Yahvé de los Ejércitos a visitarte;
con truenos, terremotos y gran estruendo,
con huracanes, tempestades
y rayos que producen incendios.
La multitud de tus enemigos será como polvo fino
y la cantidad de tiranos
como la pelusa del campo que vuela.

En este fragmento, también se hace mención de tragedias naturales, como terremotos, huracanes y tempestades, la cual va a ocurrir en una época en que la maldad reinará todo el mundo.

Pues yo voy a crear un cielo nuevo,
y una tierra nueva y el pasado no volverá a ser recordado más
ni vendrá más a la memoria.

En el evangelio de Isaías, encontramos también, que la tierra no va a ser destruida, pues Yahvé piensa rehacer una humanidad, que no recuerde el pasado o en todo caso que no sea como fue. Bueno, al menos parece que no todo terminará allí.
Todos estos evangelios realmente dan qué pensar, y es que cuando se busca, en algún momento se encuentra. Yo sigo buscando la verdad, espero encontrarla algún día. La busco en la religión, en hechos reales, en la ciencia, en profecías, etc. Siempre la busqué y la seguiré buscando, aunque soy consciente que me puedo equivocar... así es que seguiré buscando. Sólo dejaré de buscar el día que pase todo lo que tenga que pasar.

JEREMIAS
"Aren profundamente sus campos para que no siembren en la maleza"
¿Podría estarse refiriendo este fragmento a la labor que tienen que realizar estos seres extraterrestres para separar a los buenos de los malos para sus propósitos de reacomodamiento de la tierra cuando todas estas desgracias ocurran? Se dice que ya se ha iniciado, sobretodo cuando hay desastres naturales, y se da por desaparecida a mucha gente, allí es donde ellos intervienen y hacen la limpieza y se llevan a quienes merecen ser salvados.

"¡Huyan, no se paren!
Pues yo traigo del norte la desgracia
y una catástrofe inmensa."

¿Se estaría refiriendo con esto a la catástrofe próxima a llegar? Pues leamos el siguiente fragmento:

"Miren cómo el destructor se levanta como las nubes
sus carros parecen un huracán
y sus caballos son más rápidos que las águilas.
¡Pobres de nosotros, estamos perdidos!"

¿Podría ser esta la descripción de la piedra que amenaza nuestras vidas y que está próxima a venir? Pues ellos la denominan El Destructor, y nos hacen notar varias cosas:
1. - Se levanta como las nubes: es decir que viene del cielo o va al cielo o está en el cielo, para nuestro vocabulario, entonces, ¿vendría del espacio?
2. - Sus carros parecen un huracán: una muy buena forma de describir una piedra entrando a nuestra atmósfera, envuelta en gases y fuego, haciendo ruido y dejando destrucción a su paso.
3. - Sus caballos son más rápidos que las águilas: Dándonos a entender de algún modo la velocidad a la que entra este astro gigante a la atmósfera.

Entonces, ¿estamos siendo testigos de la narración de la aproximación e introducción de una piedra espacial a nuestro planeta? No lo sé en realidad, pero el texto es bastante sugerente.
Luego de esto, llegan las consecuencias de la aproximación de este cuerpo extraño:

"Miré la tierra, pero estaba vacía y llena de confusión.
Miré a los cielos, y eran sólo tinieblas.
Miré a los montes, y temblaban; a los cerros, y se sacudían.
Miré y me di cuenta que no había un alma,
y que todos los pájaros del cielo se habían ido.
Miré los campos floridos, pero estaban secos,
y todas las ciudades habían sido destruidas por Yavé y por el ardor de su cólera.
Pues bien, así habla Yahvé:
Todo el país será destruido,
pero no les daré el golpe de gracia.
Por eso, la tierra se pondrá de luto y los cielos se oscurecerán,
porque yo lo he dicho y no me arrepentiré;
lo he resuelto y no me volveré atrás."

Aquí, al parecer, se nos dice que la tierra no va a ser destruida, pues la tierra vacía, existía. Los cielos se convertirían en tinieblas, debido a la polvareda y erupciones volcánicas que se registrarían si llegase a ocurrir algo de esto. Temblores y demás catástrofes vendrán después, sequías, falta de alimentos, etc.
¿Cómo saber que lo que se narra aquí pertenece a los tiempos del fin? Pues algunos versículos después, se hace mención de lo siguiente: Entonces oí gritos como de una mujer que da a luz por primera vez. (Jeremías 4.31) Jesucristo nos dice también que en los tiempos del fin, todas estas catástrofes serán solamente el inicio del alumbramiento (Mateo 24.8) También en el Apocalipsis, libro atribuido a los desastres del fin del mundo: Una mujer está embarazada y grita de dolor, porque llegó su tiempo de dar a luz. (Apocalipsis 12.1-2)

Regresemos a Jeremías en este último capítulo:
"Así habla Yahvé: Voy a levantar contra los habitantes de Babilonia un viento impetuoso. Enviaré a Babilonia gente que limpia el grano en la era para que la avienten y limpien su territorio: pues la van a atacar por todas partes, en el día de su desgracia."

También nos habla sobre ese día tan espantoso. Nos amenaza con un viento impetuoso y el envío de unos seres que limpie el grano. ¿Significará esto que estos seres extraterrestres van a venir a separar buenos a la derecha y malos a la izquierda? ¿Y quiénes son los buenos, y quiénes son los malos? ¿Acaso gente que sirva y gente que no para los fines que tienen planeados? Se hablaba de Babilonia cuando quería hacerse referencia de la maldad, entonces ¿va a separar a los buenos de los malos enviando a sus ángeles a la ciudad de la maldad? Podría referirse a TODA la tierra?
Pasemos entonces de Jeremías a Joel.

JOEL

2.1-11
Toquen las trompetas de Sión!
Den la alarma en mi nombre santo.
¡Tiemblen todos los habitantes del país,
porque llegó el día de Yahvé,
que se acercaba!
¡Día de tinieblas y de oscuridad,
día de nubes y de espesa niebla!,
un pueblo numeroso y fuerte,
como jamás hubo otro
ni lo habrá después de él,
avanza y se extiende
como la aurora sobre los cerros.
El fuego devora delante de él,
detrás de él la llama abrasa.
Delante de él un Jardín de delicias,
detrás de él queda un desierto.
No hay nada que se pueda salvar.
Son semejantes a poderosos caballos
y se lanzan como caballerías,
saltan por los cerros.
Como el estruendo de carros,
como el sonido de la llama de fuego
que devora la paja seca.
Son como un pueblo poderoso en orden de batalla.
Ante él se estremecen los pueblos,
todos los rostros palidecen.
Corren como valientes,
como guerreros suben las murallas;
cada uno va delante sin equivocarse de camino.
Nadie tropieza con su vecino,
cada cual va por su camino.
Atacan en medio de las flechas,
sin romper las filas.
Se arrojan sobre la ciudad,
corren sobre la muralla, suben hasta las casas,
y a través de las ventanas entran como ladrones.
¡Ante este pueblo invasor tiembla la tierra,
se estremecen los cielos,
el sol y la luna se oscurecen
y las estrellas pierden su brillo!
Yahvé hace oír su voz, al frente de su ejército,
numerosos son sus soldados,
poderosos los que cumplen sus órdenes,
porque grande y temible es el día de Yahvé.
¿Quién podrá soportarlo?

Este fragmento es muy interesante. Pareciera que nos previene de lo que va a pasar para que estemos preparados:
¡Toquen las trompetas y den la alarma...! Imagino al gobierno estadounidense dando al mundo una noticia tan aterradora como es el acercamiento de un astro gigante hacia la tierra.
Llegó el día que se acercaba, día de tinieblas y oscuridad, nubes y espesa niebla, Si llegase a aproximarse este astro, empujaría hacia la tierra a los cientos de asteroides que se encuentran girando en torno a ella, logrando así polvo y humo, niebla y oscuridad, destrucción y caos.
Un pueblo que se extiende como la aurora sobre los cerros, Este pueblo que se extiende sobre los cerros, vienen del cielo (como la aurora), podría referirse a los asteroides que entran a la atmósfera y se estrellan sobre la tierra pasando sobre los cerros.
El fuego devora delante de él, detrás de él la llama abrasa. Imaginemos un asteroide entrando en la atmósfera terrestre, incendiándose al hacer contacto con ella. Pues tiene fuego delante y detrás en forma de llama.
Delante de él un Jardín de delicias, detrás de él queda un desierto. Podrían ser esto el inicio y las posteriores consecuencias de la colisión de estos cuerpos celestes a los que ellos denominan pueblo, en este caso, un pueblo que los va a aniquilar.
No hay nada que se pueda salvar. Son semejantes a poderosos caballos se lanzan como caballerías, saltan por los cerros. Imagino decenas de asteroides lanzándose desde el espacio, pasando sobre los cerros y cayendo sobre las ciudades.
Como el estruendo de carros, como el sonido de la llama de fuego que devora la paja seca. Son como un pueblo poderoso en orden de batalla. Gran estruendo y bulla habrá en esta batalla como la llama devorando la paja... ¿Escuchan esto? Imagínenlo en el cielo, proveniente de las piedras que minuto a minuto se estrellan sobre la tierra.
Ante él se estremecen los pueblos, todos los rostros palidecen. ¿Qué rostro pondríamos cuando nos enteremos de la desgracia? Y peor aún, el rostro que pondremos cuando la veamos venir.
Corren como valientes como guerreros suben las murallas; cada uno va delante sin equivocarse de camino. Destruyen todo a su alrededor, atraviesan los muros, destruyen ciudades, no se equivocan de camino, donde van dejan destrucción. Nadie tropieza con su vecino, cada cual va por su camino. Cada uno de estos cuerpos espaciales dirigiéndose hacia la tierra.
Atacan en medio de las flechas, sin romper las filas. ¿Podrá esto significar que, hagamos lo que hagamos no podremos detenerlo?

Se estremecen los cielos, el sol y la luna se oscurecen y las estrellas pierden su brillo. Durante la caída de estos cuerpos extraños en la tierra, se levantará polvo de la tierra, los volcanes podrían hacer erupción y lanzar miles de toneladas de humo y cenizas hacia el cielo, creando una capa de polvo que no nos permitirá ver las estrellas o la luna o el sol. Esto podría durar varios días, deteniendo así la fotosíntesis de las plantas en el lugar donde caigan. ¿Y dónde caerá? Pues yo imagino que durará varios días y que la tierra, durante todos esos días, seguirá girando, por lo tanto, suponiendo que los asteroides vengan de un solo punto, caerán sobre toda la tierra tantas veces como días dure.
Daré a ver señales en el cielo, y en la tierra habrá sangre, fuego y nubes de humo. El sol será cambiado en tinieblas y la luna en sangre cuando se acerque el día de Yahvé día grande y terrible. Daré a ver señales en el cielo. Podría referirse a la época actual: Recordemos la madrugada del 25 de marzo de 1996, en la que el cometa Hyakutake estuvo a 15 millones de kilómetros de la tierra. Si en sus inicios este cometa se desviaba 1 mm. de su curso normal, en estos momentos no estaría escribiendo esto. El cometa Mu1990, descubierto en el año que lleva por nombre. Cualquiera de los Apolo que se encuentra girando alrededor del sol, entre Marte y Júpiter. Tenemos también al asteroide Gaspra, fotografiado en noviembre de 1991, con una longitud de 20 Km. También nos acompaña el Schoemaker Levi 9 que se precipitó sobre Júpiter entre el 16 y el 22 de julio de 1994, el cual dejó sobre este gigante un cráter de las dimensiones de la tierra, etc.
El 11 de Agosto de 1999 hubo un eclipse, el cual se vio por Europa, pero no pasó nada (por que no tiene por qué). Pero en realidad se ha dado inicio a una nueva etapa en la vida del hombre, pero no podemos verlo ahora, para ello debemos esperar un tiempo.... y en la tierra habrá sangre, fuego y nubes de humo. ¿Podría significar esto una tercera guerra mundial? ¿Significaría que mientras se ven ciertas señales en el cielo, como lo podrían ser estos astros que ya hemos visto en el párrafo anterior, aquí en la tierra se daría inicio a una guerra? Pues ya lo estamos viendo. Desde 1998, los Estados Unidos viene sometiendo a Irak a una serie de bombardeos y explosiones propias de la guerra. Podría ser esta la tercera guerra mundial de la que tanto se habla y que tendría que llegar antes que acabe el milenio? Según Nostradamus, el dios de la guerra sería en julio, séptimo mes (o estaría refiriéndose a septiembre?). Pero ya sabemos que nada de esto pasó.
Desde entonces hasta hoy vienen sucediendo catástrofes mundiales como maremotos, terremotos terribles (Haiti, Chile, Japón) y seguirán ocurriendo.

Tengo aquí un informe, escrito por Paul Recer el 23 de Mayo de 1998 con una pequeña adaptación por parte de mi amigo Ricardo Concha (versión para Internet)

WASHINGTON (AP): Un asteroide de una milla de ancho podría golpear a la Tierra, causando muerte y destrucción masiva, y no sabríamos nunca incluso que venía, dijo un experto el jueves en un panel realizado en el congreso norteamericano. Tal asteroide, golpeando al planeta a miles de millas por hora, podría amenazar el futuro de la civilización moderna y, al oscurecer el cielo por un año (producto del desastre ambiental tipo invierno nuclear), causaría una inanición extendida al destruir las cosechas de alimentos, y directa o indirectamente aniquilaría a millones de personas, dijo Clark R. Chapman, un experto en asteroides del Instituto de Investigación del Sudoeste en San Antonio. Testificando en una audiencia de un panel del Comité de Ciencias sobre el espacio y aeronáutica, Chapman dijo que un asteroide de una milla de ancho produciría un cráter más grande que Washington, D.C., y más hondo que 20 monumentos de la ciudad amontonados uno encima del otro. Chapman manifestó que las oportunidades de un asteroide golpeando a la Tierra el año que viene, es uno en unos cientos de miles, pero éste se encuentra más probable de ocurrir de que la próxima mano de póker resulte una escala real. Las probabilidades de una mano de póker de ese tipo son de aproximadamente 649.000 a uno, recalcó. Las oportunidades de que una persona de resultar muerta por un asteroide, de cualquier tamaño, es de aproximadamente uno en 20.000, dijo Chapman. Hizo notar que las posibilidades de morir por un asteroide son las mismas que arriesga un pasajero al viajar en avión, pero más probables que perecer por un tornado o un diluvio. El científico dijo que un asteroide mucho más pequeño que una milla de ancho explotó sobre Tunguska, Siberia, en 1908 y la onda de impacto aplanó árboles en un área más grande que la ciudad de Nueva York. Tal estallido encima de una ciudad mayor, dijo, podría matar a millones, instantáneamente. Chapman y otros expertos sostuvieron que la única protección de la Tierra a tal bombardeo proveniente del espacio, es investigar los cielos, hallar asteroides proclives de impactar sobre la Tierra y, entonces, lanzar bombas que desviarían a las piedras del espacio, lejos del planeta. Con una alerta de 10 años, podríamos probablemente salvarnos, dijo Chapman. Al menos, podríamos evacuar la superficie de la Tierra y guardar comida a fin de protegernos de una catástrofe medioambiental global. Pero, señaló, un esfuerzo pequeño está siendo puesto en marcha para encontrar asteroides que, eventualmente, pudiesen constituir una amenaza para la Tierra y sólo aproximadamente un 10 por ciento de los 2.000 objetos que están cerca del planeta se han identificado y rastreado. La Representante Dana Rohrabacher, R-Calif, presidente del comité, presionó a Chapman en su declaración de que un asteroide asesino podría impactarnos sin advertencia. Si, respondió Chapman. Un asteroide de una milla de ancho podría pegarnos mañana y no sabríamos incluso que estaba viniendo. Rohrabacher dijo que un comité liderado por el experto en asteroides Eugene Shoemaker, recomendó hace cinco años que la NASA comenzara un esfuerzo sistemático por investigar, identificar y consignar todos los asteroides que puedan constituir una amenaza para la Tierra. El informe dijo que el esfuerzo costaría sobre US$ 5 millones al año, pero el diputado dijo que la agencia espacial ha hecho muy poco por responder a esa recomendación. También, dijo que se canceló una misión de asteroides de la Fuerza Aérea el año pasado, después que el presidente Clinton usó su facultad de veto en contra del proyecto. En respuesta, Carl Pilcher, director científico para la exploración del sistema solar de la NASA, dijo al panel que su agencia, un año atrás, reconoció que no invertía lo suficiente para completar un estudio exhaustivo sobre la amenaza de asteroides. Pilcher explicó, sin embargo, que la NASA tiene seis misiones planeadas o en marcha para explorar y recoger muestras de asteroides. Dijo que este trabajo es esencial para la ciencia a fin de entender cuál es la mejor forma de desviar asteroides amenazantes.
Bien, hasta aquí el mensaje de mi amigo Ricardo Concha. Probablemente estemos en los tiempos que tanto se habla, probablemente no, pero lo que sí es cierto es que tarde o temprano tendrá que llegar. Por ahora sigamos con los pasajes...

AMOS

(5.16-20)
Habrá lamentaciones en las plazas
y gritos de dolor en todas las calles.
Estarán de duelo los campesinos
y contratarán lloronas como para un velorio.
Pues habrá llantos en todas las viñas
cuando yo pase en medio de ti.
¡Ay de aquellos que suspiran por el día
en que vendrá Yahvé!
¿Cómo será ese día para ustedes?
Será un día de tinieblas, no de luz.
Será cono un hombre que huye
del león y se topa con un oso,
o como el que al entrar a la casa
apoya su mano en la pared
y lo muerde una culebra.
El día de Yahvé será tinieblas y no luz,
Será un día sombrío, sin el menor destello.

Habla aquí el autor de este libro, que no habrá luz, que todo será tinieblas. Lo repite dos veces y le da mucha importancia. No habrá luz, y todo será tinieblas. Una vez más las consecuencias del choque de estos astros en la tierra. Y las consecuencias como muerte y destrucción, pérdida de seres queridos.  También transcribo aquí otro informe... interesante:
Cuarenta mil toneladas de polvo procedentes del espacio caen cada año sobre nuestro planeta. Una cantidad alarmante según el científico norteamericano Kenneth Farley. Se trata de partículas de asteroides que chocan entre sí, o de cometas que al rozar la Tierra desprenden pequeños fragmentos. Su trayectoria se inicia en la atmósfera, continúa contra la superficie del mar y termina depositándose en el fondo. Y es aquí donde los expertos realizan sus mediciones. Los estratos de sedimento extraídos del Pacífico, han permitido obtener una magnífica secuencia de cómo ha afectado el ajetreo solar a nuestro planeta durante los últimos 70 millones de años. De ahí que ahora Farley haya dado la voz de alarma. La caída de polvo estelar que estamos sufriendo actualmente, advierte, sólo es comparable con la registrada hace 37 millones de años. Y entonces, el baño se debió a que la tierra fue el objetivo de una virulenta fila de cometas.
¿Es que acaso es este uno de los síntomas de lo que podría suceder en el nuevo milenio? ¿Significaría esto que probablemente vayamos a ser blanco de asteroides en un futuro no muy lejano?

Bueno, continuemos con Amós...

8.3-14
Ese día sólo habrá en el palacio
lamentos en vez de alegres cantos.
Serán tantos los muertos,
que quedarán tendidos en cualquier parte...
... Por eso la tierra temblará
y estarán de duelo sus habitantes,
el suelo subirá y bajará
como aumentan y bajan las aguas del Nilo.
En ese día, dice Yahvé,
Yo mandaré ponerse el sol en pleno medio día
y oscureceré la tierra de día claro.
Cambiaré sus fiestas en velorio
y sus cantos en lamentos.
Haré que todo el mundo se vista de saco
y que todos se rapen la cabeza
Ese día habrá tanto pesar
como en los funerales de un hijo único;
y el porvenir no será menos amargo.
Llegará el día, dice Yahvé,
en que les haré sentir hambre,
mas no hambre de pan ni sed de agua,
sino de oír la palabra de Yahvé.
Entonces atravesarán mares
y recorrerán la tierra desde el norte hasta el oriente,
buscando la palabra de Yahvé,
pero no la encontrarán.
Aquel día desfallecerán de sed
las jóvenes hermosas y los jóvenes valientes,
los que juraban por el ídolo de Samaria...
esos caerán para no levantarse más.

Tenemos como primeras líneas llantos y lamentos, muerte por doquier temblores de tierra, suelos que suben y bajan, debido a los movimientos de las placas tectónicas. El sol se pondrá en pleno día, en realidad sería tapado, por el polvo y humo que se levantará, haciendo la visión imposible. Menciona que el porvenir no será menos amargo; indudablemente, después de esto prácticamente volveremos a la era de las cavernas, toda tecnología será destruida y todo vestigio de cultura moderna también. El hombre actual no está moldeado para vivir de esa manera. Habrá hambre de la palabra de Yahvé, quizá la gente se arrepienta, pero por más que lo hagan será inútil. Actualmente se está viviendo la creación de nuevas sectas y cultos mezclados con religión y creencias místicas. Muchos morirán ese día.
Si bien he mirado con reprobación al reino pecador de Israel, decidido a exterminarlo de la tierra, sin embargo no lo exterminaré totalmente. Pues he dado órdenes para que se sacuda a Israel entre todas las naciones como se limpia el trigo en el harnero para que no pase ninguna piedrecita.
En cambio a espada morirán todos los pecadores de mi pueblo, que andan diciendo: No se acercará ni caerá sobre nosotros ninguna desgracia.
Aquel día, repararé la choza de David medio caída, taparé sus grietas y levantaré sus murallas; la volveré a edificar como se hacía antiguamente para que ellos, que han recibido mi bendición, terminen de conquistar lo que falta de Edom y de las naciones vecinas. El señor da su palabra de que esto se cumplirá.
Ya se acerca el momento, dice el señor, en que detrás del que ara vendrá el segador y en que el sembrador seguirá al que vendimia.
Los cerros, plantados de viñas, dejarán correr el vino y habrá abundante mosto en todas las colinas.
Entonces traeré a su tierra a mi pueblo Israel: volverán a construir sus ciudades en ruinas y morarán de nuevo en ellas; plantarán sus viñas y podrán paladear su vino; cultivarán sus huertos y podrán saborear sus frutas. Yo los plantaré en la tierra para que jamás sean arrancados del suelo que en otrora Yo les di, dice Yahvé tu Dios.
Este aspecto del fin de los tiempos, es un tanto diferente y nos dice lo que ocurrirá después de la desgracia, pues, al parecer, se va a implantar un nuevo paraíso aquí en la tierra. Menciona que no nos exterminará totalmente, sino que separará el trigo de las piedrecitas, por decirlo de algún modo, a los buenos de los malos. ¿Y quién se encargará de esto? Pues creo que aquí entran en acción nuestros amigos extraterrestres.
¿Podría dar tres hipótesis al respecto? Pues bien.
Una opción a lo que podría significar esta separación de buenos y malos, podría darse justo en el momento en que esta desgracia llegue, recogiendo a la gente que pueda servir para el nuevo reino.
La segunda hipótesis estaría regida por la aceptación de que ya, desde hace años, vienen separándose a esta gente para la conformación del paraíso terrenal. ¿Significaría que esta separación ya se ha empezado a manifestar a raíz de los secuestros o abducciones de los que hemos sido testigos? ¿Quiere esto decir que nosotros, los que aún quedamos aquí en la tierra, somos las piedrecitas que no merecen ser salvadas?
La tercera hipótesis viene a ser aquella en la que estos seres extraterrestres entran en acción cada vez que hay una desgracia natural aquí en la tierra, llevándose gran cantidad de gente a la que se da por desaparecida.
Después de la catástrofe, Yahvé promete reparar las desgracias que sucedan aquí en la tierra, enviará a nuestros tan esperados seres espaciales para que purifiquen el aire que se ha contaminado y rearmen el camino para que sigamos nosotros junto con ellos.
Luego traerá nuevamente a su pueblo Israel para que vuelva a empezar y reconstruyan el mundo que se encuentra en decadencia, vuelvan a edificar sus casas. Creo que hasta donde vamos, el lector debe ya darse cuenta que el pueblo de Israel al que se refiere no es otro que los seres humanos que fueron llevados de aquí, los seres híbridos humano-extraterrestre que se ha ido creando hace cientos de años para la reconstrucción planetaria, los seres intraterrestres que habitan las profundidades de la tierra y estos mismos seres extraterrestres que vendrán a morar con nosotros. Luego de esto, todo será paz y tranquilidad, la gente vivirá como antes, siguiendo las costumbres de los antiguos. No habrá más contaminación, no más exterminio de animales, no más maldad... En otras palabras, sí viviremos un paraíso, pero un paraíso terrenal del que ya se ha hablado en otros libros.
Creo que hasta aquí está bastante claro lo que ocurrirá, o por lo menos lo imaginamos. Pero veamos qué nos dicen los evangelios del nuevo testamento...

No comments: